Antonio Lobo Antunes: "Tienes que escribir para ser el mejor"



Declaraciones de Antonio Lobo Antunes en Casa de América, Madrid, España.

Antonio Lobo Antunes: "Para escribir es necesario orgullo, paciencia y soledad" from aviondepapel.tv on Vimeo.



Antonio Lobo Antunes, a diferencia de Saramago, escribe sobre Portugal, el pasado supuestamente glorioso de la pontencia colonial y el presente menesteroso de país incluido por lástima en la Unión Europea. Tiene libros, como Conocimiento del Infierno, que tratan de la experiencia de las guerras de liberación colonial (de las cuales la más famosa es la de Angola en la que peleó el Che) y otros, como Las Naves, una obra de alto calibre imaginativo en la que los colonizadores heróicos (como Vasco da Gama) regresan al presente derrotados trás las guerras de independencia. Poco autores europeos han confrontado a su patria con su pasado colonial del modo que lo ha hecho Lobo Antunes. No son pocos los que dicen que el Nobel de Saramago le tocaba a Antonio Lobo Antunes.

15 Comments:

Luissiana Naranjo said...

El exilio como intención de crear no esa soledad de solitario como decía Cioran, que se arriesga al hambre, se aparta de las mujeres, se entierra en una habitación sin ventana, se impone privaciones que confunden y espantan. Donde la masturbación y la tuberculosis son su ganancia.
Pienso que debe ser la soledad que se encuentra pero recelosa del aplauso inmediato o el renombre. La espera de resultados creativos que se derivan del reposo y la disciplina. Como las soledades que tuvo que pasar Rilke para liquidar sus ataduras y tomar tierra en lo invisible.
Y del orgullo, no sé hasta donde... el orgullo de creerse bueno acaso, ese ingrediente lo pensaría.

Juan Murillo said...

La soledad de Lobo Antunes no tiene nada de existencial, dice que escribe en un despachito que le prestan unas monjas en un hospital psiquiátrico (es siquiatra) y en el estudio del primo que es pintor porque en a su casa llega el nieto y hace mucho ruido. O sea, es la soledad eremítica del artesano que respeta su trabajo. Supongo que tambien es la soledad, tan consustancial al acto de crear, que todos conocemos.

Lo del orgullo es lo mismo, orgullo profesional, ambición, escribir contra los escritores importantes, Tolstoi, Gogol, etc., no contra los excompañeros del taller.

Luissiana Naranjo said...

Disculpa, no entendí la última frase.
¿Antunes perteneció a algún taller o por qué haces referencia a que su orgullo no era escribir contra los ex compañeros del taller??

Juan Murillo said...

No me expliqué bien, me refería a mí a mis amigos. Uno tiende a comparar su obra con las de sus congéneres, pero debería siempre tratar de desbancar a los grandes. Eso dice Lobo Antunes. Yo creo que tiene razón, sin ambición no hay gran literatura.

Luissiana Naranjo said...

Entendí. Buen consejo a ver como derroto a Jabés...

Silvia Piranesi said...

cada vez que oigo a Lobo hablar, el día empieza de nuevo. como que uno quiere echar todo a la basura y volver a empezar.

Asterión said...

Lo primero es creérsela, defintiviamente. Creo que aquí o en una entrada de Sentenciero hemos comentado al respecto. También, algo hemos mencionado sobre la soledad del escritor. Ambos, ingredientes de una receta que nunca se sabe en qué termina.

Saludos.

Sentenciero said...

"Sólo vale la pena escribir si estás seguro de que eres el mejor". ¿Hay que agregar algo más?

Alexánder Obando said...

Yo nunca podría estar seguro de ser "el mejor", pero sí estoy seguro de la absoluta necesidad de romper, violentamente, si se quiere, con un canon literario blandengue y a la vez "mordaza".

Siempre he enfocado mis energías literarias a lo que creo es mi mayor enemigo y a quien (aquí sí) debo vencer: el canon vigente apoyado y apadrinado en la estructura política del país.

Si no cuestiono a Costa Rica, no siento que lo que hago tenga valor.

Juan Murillo said...

Saber con certeza que uno es el mejor es imposible, pero hay que intentar serlo, ser el mejor del mundo, mejor que Chekhov, mejor que Joyce, mejor Faulkner. Es la diferencia entre aspirar a la cumbre del Everest o la del Chirripó. Por eso dice Lobo Antunes que le sorprende que se edite tanto, siendo la labor de escribir tan difícil.

Heriberto said...

Soy de los que pienso que le deben el Nobel a Lobo Antunes- y L.A. es tan rojo como el Saramago, posición política que parece un prerrequisito para obtener el premio- En sus "delirios estructurados" -como él mismo llama a sus novelas- ha sido capaz de crear no solo una sintáxis propia sino un torrente particular con su visión de la realidad. ha dicho también que sus libros "se escriben solos" , supongo que desde esos postulados emitidos en el discurso las cosas se hacen más fáciles.

Literófilo said...

Interesante artículo del Lobo Antunes que poco a poco empeiza a tener peso, podría ser un sútil respuesta tuya Juan ante mi pregunta para quién debemos escribir. En todas.

Gustavo Adolfo Chaves said...

tiene unos ojillos medio borgeanos este Lobo Antunes; una mirada turbia que ve. é um cara esquisito, acho.

Juan Murillo said...

No hay que olvidar que parte del asunto es que es siquiatra.

Pascual Moreno said...

"Conocimiento del infierno" no trata acerca de la guerra de Angola.
"En el culo del mundo", sí.