La Señorita Florencia y otros cuentos, Dorelia Barahona



Reseña de la colección.




La Señorita Florencia y otros cuentos
Dorelia Barahona

132 páginas
Ediciones Perro Azul 2003

La señorita Florencia y otros cuentos es el cuarto libro de narrativa publicado por Dorelia Barahona. El tomo contiene doce piezas creadas entre 1989 y el 2002.

El conjunto es variado y contiene retratos de personajes como Doña America y La Señorita Florencia, La espalda del León, Carro Grande, Hombre grande, o cuentos de parejas y sus relaciones y cuentos de amor o pasión y las relaciones de poder que circundan estas relaciones. También contiene el tomo cuentos que no permiten una clasificación tan fácil y que son los cuentos más interesantes, entre los cuales podemos mencionar a Candlefly, Nunca toques órganos desconocidos y La chica material.

Barahona se destaca entre los escritores costarricenses por se la que más constantemente se ocupa de las relaciones de pareja, sus motivos explícitos o secretos y las fuerzas invisibles que ejercen un señorio sobre ellas. Las personas se acercan por diferentes motivos, a veces opuestos y se enfrascan en relaciones donde el sexo siempre juega un papel primordial. En cuentos como La mano de Sandomingo, la trama se desarrollo alrededor de la imposiblidad del personaje de contener su deseo sexual, en contra de las normas que le dictan que debe hacerlo. Juego de Inocentes y Una flor para mascar son apologías de la infidelidad en el matrimonio y de la pesadez y saciedad que embarga algunas relaciones prolongadas. Los dibujos del alma son un canto a la pasión carnal y la carencia profunda de esta y del amor que sufre el hombre común. En La espalda del León se estudian las relaciones de poder y el sexo como una herramienta de subyugación o como un arma.

La chica material es un cuento interesante dentro del conjunto porque ofrece la experimentación estilística más sorprendente y porque es probablemente la pieza más convincente en cuanto al contenido emocional y las ideas que transmite. El cuento esta compuesto de pequeños capitulos que contienen tres tipos de texto cada uno: una cita de El Arte de la Guerra de Sun Tzu, transcripciones de reportajes del periódico la Nación de Costa Rica y fragmentos del dialogo interno de una periodista que resulta estar relacionada con lo reportado por el priodico, y que en momentos de rebeldía alza vuelo en glíglico (¡!). Ostensiblemente el texto se refiere al secuestro del Ministro de Seguridad de Costa Rica por un supuesto exguerrillero hondureño en 1992. Sin embargo, mientras nos adentramos en el cuento nos damos cuenta que el tema es otro, menos inesperado en Barahona, el tema del género y el resentimiento y la dificultad que viven las mujeres al tratar de desenvolverse entre los hombres. La relación entre los consejos de como hacer la guerra, la noticia del secuestro y los pensamientos de la protagonista no se explicitan pero tienen evidente relación y es ahi donde Barahona se luce dandonos un cuento abierto que no predica pero que se hace entender. Es también en este cuento en el que logra una de las páginas mas intensas del libro:

Caradepichas todos los que me han robado mi ingenuidad, mi ternura, mis ganas de hacer proyectos comunes, los que han venido a mi solo con la intención de satisfacer sus demandas de cazadores, con la intención de despojar una cercanía, un primer plano exclusivo a cambio de no quererme, a cambio de usarme, de copiar, de robar todas mis ideas, mis propuestas, mis proposiciones para un mundo más justo. Hijueputas maplaridos todos, ni siquiera se mercen mi odio y mucho menos este fuego en el esófago a causa de sus mentiras, de sus tretas y manipulaciones. Siempre con una piedra escondida en la mano esperando el momento... siempre con un nuevo engaño, un nuevo intento de apropiarse de mi alma. Hembrilla, cabrilla, periodistilla, escritorcilla: Sí coma cuento. Sí, baje sus armas porque sino no se ve femenina y así a quien le va a gustar. Abrase, delo todo, sonría. Dejese robar. Pendejos comemierdas me dejaron sin nada. Ya no tengo un solo lugar para protegerme dentro de mi mente, una esquina guarecida de la jauría. Ladrones, me lo robaron todo. Grandísimos traidores. Las esperanzas públicas y las privadas, la fe en las instituciones, en el partido y en los hombres a quienes tanto serví. Despojada de todos mis ideales ¿Cómo seguir creyendo en un país de ladrones? En donde la mas tierna y bella de las ovejas es tan solo el disfraz de la hiena que me persigue sin misericordia?

Aunque me pasara toda la vida caminando no voy a olvidarlo. No puede haber queja.

Sobrevivir. A costa de lo que sea se trata de sobrevivir.

El conjunto de cuentos se inserta cómodamente entre el corpus literario de la autora, siguiendo lo que es su más fuerte vena temática y abarcando estilos desde líricos cuando se describe la naturaleza o los encuentros sexuales a lo vernaculo cuando las palabras faltan para transmitir la emoción. En algunos de los cuentos se deja ver una inclinación por la parafernalia New Age de los hechizos, vudues y unguentos curativos de hierbas, a la vez que algunos cuentos lindan en un tratamiento, sino realista mágico, por lo menos real maravilloso, pero siempre de un modo apénas limitrofe que impide categorizar esta obra dentro de la tradición latinoamericana de los milagroso en lo cotidiano. No falta tampoco el humor sutíl y la ironía en cuentos como Candlefly, No tocaras organos extraños y La Señorita Florencia, lo cual le de una cierta ligereza agradable al libro. Todo lo anterior considerado, el libro es un aporte importante y un cierre de época para la autora que así da por publicada la producción en formato corto de la ultima década del siglo veinte. A pesar de esto, De que manera te olvido continua siendo el mejor libro de Barahona.

0 Comments: