Jean-Marie Le Clézio, Premio Nobel de Literatura 2008



El escritor franco-mauritano Jean-Marie-Gustav Le Clézio obtiene Premio Nobel de literatura para 2008.


El Premio Nobel de literatura fue otorgado por la academia sueca a J.M.G. Le Clézio este año en atención a su literatura cosmopolita y amplia que es de una diversidad geográfica y cultural poco común. Le Clézio a sido un viajero gran parte de su vida y sus novelas tocan regiones como México y Centroamérica, el norte de África. Otras de sus novelas tratan de la infancia o la juventud y otras aún, penetran en el ámbito de la filosofía existencialista como, por ejemplo, El Proceso Verbal. Premiando un escritor de ascendencia francesa la academia continúa una tendencia de reivindicación de la importancia de la literatura europea como parte central del canon mundial de literatura. Esto se complementa con las recientes críticas hechas a la literatura norteamericana por el presidente de la academia sueca, que la acuso de provinciana y endogámica y poco involucrada en el diálogo cultural mundial.

Cobertura del premio y reacciones en inglés por Literary Saloon: http://www.complete-review.com/saloon/

4 Comments:

Gustavo Adolfo Chaves said...

Se ve interesante, pero me parece injusto que no premiaran primero a Bonnefoy. En fin, allá los nsuecos... (Eso, exactamente: allá!)

Juan Murillo said...

De Bonnefoy me leí su libro sobre Rimbaud, que me resultó un toque aburridón, considerando el tema, pero no le conozco su poesía (mea culpa).

Apostillas literarias said...

Excelente que el nobel haya sido para Le Clézio, un gran escritor. Además de su escritura, no es de los que le gusta andar figurando, ni va de acuerdo con el erocentrismo y, además, estuvo y vivió en México y se ha declarado admirador de este país.

Hay que leerlo, atrapa.

Sentenciero said...

En esto hay dos partes:
1. Lo de Borges, Joyce, Proust y algunos más, que sería todo un debate, interminable y hasta estéril.
2. Lo de los verdaderos merecedores del Nobel de Literatura. Hay que preguntarse: ¿hay figuras vivas de la talla de Samuel Beckett, Knut Hamsun, Pablo Neruda, Jean Paul Sartre o William Faulkner? Si las hay, pues el carnaval va por otras calles...