Los Salvajes, Jessica Clark Cohen



Los Salvajes, reseña de la colección de cuentos.


Los Salvajes
Jessica Clark Cohen
140 páginas
Editorial Costa Rica, 2005.


Los Salvajes de Jessica Clark es uno de los dos mejores libros debut que se han publicado en Costa Rica en lo que va del siglo. El otro es La ruta de los bárbaros de José Rojas.

Suelo, para los libros que pienso reseñar, marcar las páginas donde encuentro aciertos o pifias lingüísticas, descubrimientos felices en el giro de la frase, peculiaridades en la voz narrativa, localismos u erratas tipográficas o semánticas. En el caso de Los Salvajes, acercándome ya al final me di cuenta que no tenía marcada ni una sola de sus páginas, algo que no me había ocurrido antes con ningún otro libro de un autor costarricense. El narrativa de Jessica Clark esta escrita con ese legendario estilo que es quizás el más difícil de dominar, aquel que suena natural a todo quien lo lee. En la prosa de Clark, sin duda por diseño y no por casualidad, están ausentes todos los localismos ticos, el vernáculo, la innovación muchas veces vana y fútil y cualquier otro artefacto que no ayude a verter el sentido estricto de lo que ella desea comunicar. Este logro no es poca cosa. Habla de una comprensión profunda de lo que son los presupuestos escenciales de la narrativa, sacrificando la vanidad del autor que gusta de oír su propia voz en beneficio de la historia. Sin demérito de los estilos más elaborados de otros autores, el estilo natural de Clark es materia de estudio para los demás escritores jóvenes (y algunos no tan jóvenes) y será, sin duda, uno de los factores que ayudará a que su obra tenga la acogida que se merece entre el público lector.

La otra característica sobresaliente de la obra de Clark es su temática, y la ambientación y parafernalia en las que se apoya. La temática, ya se sabe, no es un criterio estético, sino una cuestión de preferencia, inclinación y, en algunos casos, obsesión. Cada autor decide que merece la pena ser escrito, sobre que desea hablar y quiere que sus lectores oigan. En el caso de Clark, la temática ronda siempre temas universales y, no pocas veces, con ambientaciones en países evidentemenete no son Costa Rica. Adicionalmente es importante mencionar que la parafernalia utilizada por Clark para construir las metáforas centrales que hacen de pivote a sus historias son, en su mayoría, eminentemente globales y en algunos casos, simplemente extranjeras: el jazz, la música clásica, el ajedrez, las fractales de Mandelbrot, las ilustraciones del libro de Kells, Jack The Ripper, Hollywood y los Poetry Jams.

Entre los temas de sus cuentos podemos mencionar al arte y su significado social y personal; específicamente en cuentos como Conspiracy Theory II, que versa sobre el secreto del genio musical de los grandes compositores; Veinticuatro, que nos muestra la conexión ambivalente entre artistas que se admiran, envidian e inspiran mutuamente; y Ricochet, el infernal destino de todo poeta verdadero, sufrir para crear. Otros versan sobre el amor y las relaciones de pareja, pero siempre con buenas dosis de sarcasmo, humor negro y sin sentimentalismo, alejado del tratamiento que se ha querido identificar con esa tendencia llamada Literatura Femenina y que es, en el fondo, poco más que una estrategia de mercadeo. Entre estos cuentos encontramos al que le da nombre a la colección, Los Salvajes, que habla la libertad que nace de la renuncia de la decencia. Memo Personal, es una pequeña joya que habla de la fuerza invencible de los amores predestinados; Enroque, que describe los incomprensibles giros de las relaciones en una sociedad monogámica que no se resigna a serlo; y La Femme, la habilidad innata que tienen algunas mujeres para escoger siempre al hombre que no les conviene. Otros cuentos como Mandelbrot, que trata sobre la posible demostración de la existencia de dios por vía de la ciencia o La Tala, que dramatiza el significado profundo de la relación entre el hombre y el resto de los seres vivos, son quizá de los mejores que se incluyen en la colección y enfrentan las grandes preguntas con inteligencia y habilidad narrativa. Ripper, una reelaboración de la historia de Jack The Ripper, es sin duda una historia que cualquier lector percibirá como familiar, tanto que quizá no genere suficiente interés y que, aún así, Clark ejecuta impecablemente.

Además de este libro, Jessica Clark publicó en el 2007 la novela de ciencia ficción Telémaco, de la cual, nos cuenta Guillermo Barquero en su propia reseña de Los Salvajes, pronto se publicará una continuación. Con Telémaco pasa Clark a engrosar las filas de un pequeño círculo de escritores nacionales que se dedican a la literatura genre con obras de ciencia ficción, terror y fantasía, del que forman parte autores como Iván Molina, Laura Quijano y Antonio Chamu. La ficción especulativa, en los últimos veinte años a logrado ascender de los sótanos del oprobio donde habitaba a mediados del siglo pasado en versiones de publicaciones pulp, para convertirse lentamente en un arma más del arsenal de los narradores modernos. Entre los autores de primer nivel que han visitado los géneros están Cormac McCarthy, Kazuo Ishiguro, Phillip Roth o Margaret Atwood (Premio Príncipe de Asturias y probablemente futura Premio Novel), por mencionar solo algunos.

Los Salvajes merecía haber sido premiado con el Premio Nacional de Cuento en el 2005 si no fuera por la coincidencia, ese año, con la publicación del también interesante Infinita razón de los sueños de un autor con más trayectoria como es Vernor Muñoz. Reconocimientos oficiales aparte, con la publicación de Los Salvajes, Clark se ha ganado su ingreso a la vanguardia de la narrativa de nuestro país y con su estilo natural y sus impecables cuentos no es imposible que pronto la veamos seduciendo a los lectores del resto de Hispanoamérica.


2 Comments:

Gustavo Adolfo Chaves said...

IBID tu blog en RedCultura. Hay que entrarle a este cuentario, pues.

silvia piranesi said...

entre vos y guiller me van a dejar sin un centavo, la lista para la librería es inmensa... :)
gracias por este post que me "sirve" mucho para el proyecto este en el que estoy.